¿Cómo protegernos de la gripe y los catarros?

Caminando por el parque

Proteger nuestro sistema inmunológico es básico para disfrutar de una buena salud. Si mantenemos nuestro sistema inmunológico en buen estado, nos estaremos protegiendo de padecer gripe y una cantidad excesiva de catarros.

Las personas que padecen más de dos catarros al año nos puede estar indicando que su sistema inmunológico esta débil.

¿Pero que es lo que puede debilita nuestro sistema inmunológico?

La nutrición es el factor mas  determinante para tener un sistema inmunológico sano. Pero hay otros factores que también reducen las defensas y favorecen las infecciones víricas, es el estrés, tanto físico como el emocional.

También tendríamos que tener en cuenta el consumo de alcohol, el tabaco, los fármacos, los niveles elevados de glucosa en sangre, la ingesta  excesiva de azúcar y los factores medioambientales, como otros factores que podrían debilitar significativamente nuestro sistema inmune.

Pero ¿qué podríamos hacer para protegernos y estimular nuestro sistema inmunitario?

Voy a enumerar una serie de complementos que nos pueden ayudar a de una forma generalizada, estimular la función inmune durante procesos infecciosos como  la gripe o el catarro.

La toma de algún multinutriente, que contengan vitaminas y minerales, tan indispensables para el adecuado funcionamiento del sistema inmune.

Un estudio publicado en la Revista de la asociación médica americana, recomienda a los adultos tomar un suplemento multivitamínico a diario.

Tomar  un complemento de vitamina C, esta vitamina desempeña un papel importante en la estimulación natural del sistema inmunológico. Se ha demostrado que la vitamina C es antivírica y antibacteriana, pero su principal efecto es mejorar la función del sistema inmune.

El Zinc, el sistema inmune no funciona de forma apropiada si no hay suficiente zinc en el cuerpo. Normalmente el zinc es deficiente en la alimentación, especialmente en las personas mayores. Los complementos nutricionales de zinc podrían ser de gran ayuda para las personas que enferman con facilidad.

El Propóleo (o própolis) es un producto que las abejas elaboran con las resinas y exudaciones de las yemas de álamo, abedul, roble, castaño silvestre y otros árboles, es de la colmena y modificándolas posteriormente con las propias secreciones de estos insectos (ceras y secreciones salivares). Tiene propiedades Inmunoestimulantes y antimicrobianas. Hay estudios que confirman que el extracto de própolis reduce las infecciones del tracto respiratorio superior.

Equinácea (Echinacea purpurea, Echinacea angustifolia) Probablemente es la planta más empleada como inmunoestimulante. La equinácea ha demostrado que reduce los síntomas y la duración de la gripe y el catarro y que termina con el resfriado una vez que éste ha comenzado.

La corteza del árbol sauce blanco (Salix alba) ya era conocida por los antiguos por sus propiedades antipiréticas.

Además de los remedios naturales anteriormente mencionados, cada persona debe poner de su parte y no permanecer pasiva. Tal como afirmaba Hipócrates: “La vida es corta pero el arte es largo. No es suficiente para nosotros los médicos hacer lo que es necesario; el paciente y su entorno también deben contribuir para alcanzar la recuperación”.

Por este motivo debemos de ser conscientes de llevar una  dieta saludable, aumentando el consumo de zumos de vegetales verdes y de fruta fresca. Limitar el consumo de lácteos  sobre todo en momentos de catarro o gripe porque son productores de moco.

Tratar de beber como mínimo de 6 a 8 vasos de agua, la ingestión de líquidos proporciona varias ventajas, si las membranas mucosas que recubren el tracto respiratorio se deshidratan, se genera un ambiente mucho más hospitalario para los virus. Beber mucho líquido mantiene la humedad  en la mucosa y mejora la función de los leucocitos porque reduce la concentración de solutos en la sangre.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas, sal, grasas saturadas y azucares. Todos estos alimentos deprimen el sistema inmunitario y limitan su capacidad.

Realizar ejercicio físico moderado y con periodicidad estimula la función inmunitaria, pero no es conveniente los ejercicios extenuantes y el sobreentrenamiento.

Igual de importante es favorecer el descanso, sobre todo es vital para una pronta recuperación en el caso de que ya hayamos contraído una gripe o un catarro. Al descansar  y sobre todo dormir, se liberan sustancias beneficiosas para el sistema inmunitario. El propio cuerpo no lo esta pidiendo.

Para resumir:

Una dieta saludable y variada, rica en fruta y verdura, combinada con suplementos nutricionales y herbarios, con un ejercicio moderado y con el debido reposo, son las mejores estrategias para hacer frente a la batalla invernal contra la gripe y el catarro.

 

 

¿Quieres hacer crecer tu salud de una forma natural?
Suscríbete y comienza a dar los pasos para crear una salud vibrante